Soy Copywriter (si vendes algo puede que esto te interese)

Lo siento, soy copywriter.

En castellano antes decíamos “redactor publicitario”, pero se ve que en inglés es más cool.

Aunque te decepciones, no “soy SEO”, ni soy programador, ni mucho menos diseñador. Y al final de cuentas, alguien es bueno en marketing si tiene la visión global de entender cómo un producto puede llegar a la gente que desea venderlo… Y ahora viene lo gracioso: Que la definición de “saber marketing” que acabo de darte, es obligatoria para un copywriter.

Dicho de otra forma, un copywriter que no sabe de marketing es un simple redactor. Es lo que en periodismo llamarían un juntaletras.

Que nadie se enfade,

o sí,

si se enfada al menos reacciona.

Pero lo que yo necesito que entienda una persona antes de contratarme es que el redactor puede contar historias, puede ser muy interesante, entretenido o poder escribir 10.000 palabras sin cometer un solo fallo; pero aunque no necesite el autocorrector para poner una palabra detrás de otra, lo que define al copywriter es la habilidad de tocar en el punto necesario para provocar la venta. Y eso de provocar al lector para que se deje los euros en tu negocio, es lo que define a un copywriter.

 

Admitimos errores, nadie es superman, pero el objetivo es la venta.

 

¿Siempre?

No, claro, hay muchos pasos hasta conseguir la venta:

tenemos la publicidad dirigida a la gente que no te conoce,

tenemos los artículos de un blog,

tenemos los emails,

tenemos la página de venta,

tenemos la descripción de un producto…

 

Un buen copy sabrá exactamente en qué fase psicológica se encuentra el comprador y atacará ahí para meterse en su cabeza de la manera más sutil posible. Eso de “¿No estás harto de bla bla bla?” sirve solo a veces. Porque la gente no es tonta, sabe que está leyendo algo dirigido a miles de personas, si copiamos el anuncio del vecino es fácil prometer de más o emocionar de menos.

No hay plantillas donde rellenar huecos.

 

Igual que en una conversación cara a cara, una persona elocuente sabrá siempre que decir sin tener que leerlo de un papel.

En mismo segundo cuando esa persona que está ahí de pie escuchando detecta que Don Tal está leyendo de un papel, va a perder todo el interés… “¿Es que el director de la empresa no conoce su propio servicio? Pues vaya, para eso miro un anuncio.”

Y acto seguido se irá a buscar opiniones en un foro.

 

Si la gente reacciona de esa forma, ¿porqué no utilizamos el mismo lenguaje que nuestro comprador? ¿Somos tontos o qué?

 

Parece que alguno sí,

hemos aprendido a golpes.

 

Bueno,

pues eso hago yo,

escribo de manera que a la gente le den ganas de comprar lo que sea que tengas que vender.

 

Si quieres que trabaje para ti, relléname esto y hablamos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Natan Valencia

Natan Valencia

No me pidas consejo si no estás dispuesto a seguirlo. Puede que te monte un sistema de marketing rentable y luego te de miedo.
¿No te lo crees? Pues pasa mucho...

Responses