La técnica de venta del pajarito

Esto va de vender más, y te lo voy a explicar con un vídeo de 10 segundos donde sale un pajarito qu...

Esto va de vender más.

No va de hacer el pavo.

Ni de enseñar escote.

Tampoco hace falta bailar, 

ni insultar, 

ni ser gracioso.

Es otra cosa lo que necesitas pero la gente que se pasa el día en redes sociales suele confundirlo.

Y te diré el motivo.

Te lo voy a explicar con el pajarito:

El pajarito del vídeo antes estaba en un nido, 

venía mámá y les metía el gusano en la boca.

¿Cuál era su trabajo?

Tragar.

Ahora viene la parte que le ha impedido a mucha gente vender como es debido:

Muchos empresarios, freelance, y seres humanos en general han vivido toda su vida en un entorno en el que venía el jefe, 

o venía el departamento comercial, 

o un socio,

o había tanto mercado que no sabían cómo ni porqué de repente…

les traía cada día un trabajo que hacer o un cliente que atender.

Muy masticado todo.


¿Cuál era su trabajo?

Tragar.



Si tragaba, tenía su paga.

Además el doble sentido de tener que tragar viene muy bien en la comparación…

Pero por decisión propia o de otra persona, 

ya no puedes seguir tragando.

El pajarito decide volar del nido.

Puede que te identifiques con el pajarito, yo antes era igual.



Ahora que te haces mayor y tienes tu negocio, tu empresa, o aunque simplemente seas freelance,

descubres que eres el pajarito del vídeo.

¿Sabes en qué se equivoca el pajarito, verdad?

Desde ahí leyendo se ve muy claro con el vídeo del pajarito.

¿Qué harás?


Toca aprender a cazar,
perdón,
vender.

Puedes aprender, 

o puedes contratar a quien lo haga por ti.

Lo que no te puedes permitir es seguir con el sistema del pajarito.

Necesitas un sistema más efectivo.

Si necesitas ayuda en esto escríbeme por el formulario, no soy barato pero cuando empiezas a tener clientes te sale muy rentable.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Natan Valencia

Natan Valencia

No me pidas consejo si no estás dispuesto a seguirlo. Puede que te monte un sistema de marketing rentable y luego te de miedo.
¿No te lo crees? Pues pasa mucho...